Salida del dia 16/01/2015 Volver Ver FOTOS

COMPLETADA - Motauros 2015 (297 Kms)

Ya que este año no se ha celebrado la concentración 'Pingüinos 2015' en Valladolid (que tocaba el fin de semana pasado), algunos Mammuts han optado por asistir a 'Motauros 2015' en Tordesillas.

Bueno, pues ya fuimos y volvimos de Motauros...

Os cuento un poco el viaje. Como pudisteis comprobar, el sábado amaneció despejado y sin nieve, y la rampa de mi garaje estaba sin hielo (¡menos mal!), por lo que pude sacar la moto sin dificultad. A las 9:25 Hs estábamos los tres (Manuel, mi cuñado y Navegante) en la entrada de Los Valles, donde antes de partir nos tomamos un chocolate y un café con churros para prepararnos para lo que nos esperaba, y salimos a por todas, dispuestos a lo que fuera para llegar a la concentración.

Afortunadamente, la carretera estaba despejada y sin hielos, en todo su trayecto (debieron echar sal para aburrir), y tras pasar el túnel el cielo estaba despejado y brillaba el sol, con poco viento, y solo había nieve en el campo y algo en el arcén, aunque hacía un frío helador.

Manuel quería ir por la general hasta Adanero, pero como deseábamos llegar cuanto antes a la concentración y no sabíamos como estaría de despejada de hielos la carretera, preferimos la seguridad de seguir por la autopista. En ésta se veían pocos moteros circulando, la verdad es que la mayoría estaban parados en las áreas de servicio entrando en calor, y mientras nosotros seguíamos circulando a velocidades mas o menos legales (entre 120 y 130 de marcador), con lo cual llevábamos un buen ritmo.

Aunque la carretera no tenía ninguna dificultad y estaba despejada, la gran prueba a superar fue el frío. Por su culpa, los kilómetros parecía que pasaban muy despacio, y lo que en primavera habría sido un paseo, se convirtió en todo un reto, porque aunque llevábamos más capas de ropa que una cebolla, el frío se dejaba sentir y las manos y los pies lo sufrían a modo, y costaba mantener la concentración por su culpa. Y menos mal que Manuel y yo llevábamos la protección de la cúpula de nuestras motos, porque mi cuñado, que llevaba una Suzuki nacked de 600, me parece que una Bandit, iba a pelo, así que os podéis imaginar el frío que debió pasar.

Por cierto, retiro lo que dije de que mi cuñado conduce más despacio que yo. Iba encabezando la marca, y nos llevó muy bien. :)

Como hacía tanto frío, y la ruta se estaba haciendo interminable, para soportarlo tuve que recurrir a una sofisticada técnica de control mental, consistente en cantar la Macarena. Gracias a eso, conseguí dejar de pensar en el frío y llevar lo que quedaba con más alegría.

Al final, llegamos a Rueda, a 8 km de Tordesillas, donde hicimos una parada.

Dako, que habría querido venir pero no pudo porque se le complicó con la familia, nos recomendó parar en 'Casa Lola', en Rueda, a tomar un caldo y un bocata de jamón, y la verdad que se agradeció el consejo, porque aunque en vez del bocata nos tomamos un montado (había que dejar sitio para la comida) la parada nos vino muy bien para recuperar el resuello y entrar en calor, y así llegar más entonados a la concentración. Además el sitio estaba muy bien, con lo cual Dako demostró que incluso a distancia sigue siendo un gran 'Road Capitán'.

Al final, y más calientes y contentos, hicimos los pocos kilómetros que quedaban hasta Tordesillas y llegamos a la concentración, en ese tramo fue donde nos pasaron en una recta larga dos 'Rs' quemando bielas, se conoce que entusiasmados porque ya estaban llegando.

Motauros es muy similar a Pingüinos, así que los que fuisteis a Pingüinos el año pasado ésta casi la tenéis vista (que no se enteren los Motauros que me pelan), y también tuvimos mucha suerte con el tiempo. Los que estuvieran hoy por allí seguramente lo han pasado peor. Es lo que tienen las invernales.

Reconfortados por la parada en Rueda, llegamos a Motauros sobre las 12 del mediodía, y nos metimos de lleno en la concentración, que estaba organizada en varias zonas.

En primer lugar recorrimos la zona de acampada, que en principio era de acceso permitido solo a los que habían pagado la inscripción, pero como los controles estaban muy relajados, pasamos sin dificultad.

Como dijo Manuel, aquello parecía un campamento de refugiados, pero con moteros pasándolo bien, con un montón de tiendas de campaña en un pinar de arena, y unas hogueras con leños bien gordos, donde daba gloria calentarse.

Había muchas peñas, algunas con sus recintos marcados por las botellas de cerveza que iban cayendo, otros tenían caravanas, y algunos parecía que tenían su propia discoteca por la música que tenían a todo trapo.

No estaba abarrotado, porque a esa hora había una salida organizada a un pueblo cercano.

Algunos llevaban banderas con los emblemas de sus peñas, y Manuel decía que podíamos hacer una bandera también para los Mammuts. Si algún día aterrizamos en masa en alguna concentración habría que planteárselo.

Bueno, hice un montón de fotos de la zona de acampada, donde había también algunas motos singulares, así que os adjunto algunas.

Después fuimos recorriendo la zona comercial, un auténtico mercadillo motero, la zona de restauración, con chiringuitos muy bien montados, de la cual también adjunto algunas fotos, y había una carpa inmensa donde hacían los conciertos pero que estaba sin actividad en ese momento.

El tiempo acompañó bastante porque lucía el sol, no hacía viento y había subido la temperatura, por lo que estuvimos muy a gusto.

Comimos en uno de los chiringuitos, de bocatas y raciones varias, y nos fuimos a tomar café al pueblo, que estaba totalmente tomado por moteros. Conseguimos aparcar las motos y nos fuimos a la plaza mayor, abarrotada de gente y motos, y conseguimos tomar café por allí cerca. Tras ver el ambientazo que había, decidimos que ya era buen momento para volverse y conseguimos salir de allí. Manuel comentaba que el desfile con antorchas que se hacía por la noche es impresionante (ya lo vio hace años), y a mí me hubiera encantado también disfrutar de los conciertos de rock cerveza en mano, pero esta vez no tocaba, así que lo dejamos para el próximo año.

A las 15:30 h ya estábamos en la A-6 camino de casa, con poquísimo tráfico y algo de fresquito, pero que comparado con el frío que pasamos por la mañana era como una ligera brisa en verano.

Paramos a repostar en una gasolinera llegando a Adanero, y como Manuel quería ir por la general, más amena que la autopista, seguimos por ella hasta San Rafael, con unos cuantos adelantamientos a enlatados incluidos. Poco a poco según se iba acercando la sierra totalmente nevada, empezaba a sentirse de nuevo el frío, pero como Motauros consagrados aquello ya no importaba, al punto de que en San Rafael, en lugar de volver por el túnel de Guadarrama decidimos hacerlo por el Alto del León (quien dijo miedo). Aquí Manuel demostró su buen estilo tomando curvas, y mi cuñado y yo fuimos algo más despacio porque algunas zonas estaban blancas, y no sabíamos si aquello era sal, hielo,o qué, aunque si hubiera sido hielo ya nos habríamos enterado. cerca de Villalba nos despedimos de mi cuñado, que se volvía a Boadilla, y a las 5 de la tarde ya estaba aparcando la moto en el garaje, y subiendo a dar un abrazo a la familia que ya tocaba, muy contento por haber podido visitar los Motauros. Para otro año a lo mejor era interesante hacer noche por allí y disfrutarla con más intensidad, pero de momento, yo regresé muy contento con lo conseguido, aunque cuando veía las zonas de los clubs moteros se os echaba de menos.

Bueno, adjunto algunas fotos de todo esto, y nos vemos en la próxima.


Ráfagas a tod@s

Navegante

Galeria de fotos